Cardiopatías congénitas

Cardiopatía congénita 

Ícono Dr. Rubio1Las cardiopatías congénitas son un grupo de enfermedades que se producen por una mal desarrollo del corazón durante su formación en las primeras semanas de vida intrauterina.

La formación embriológica del corazón es un proceso dinámico que inicia en el día 18 de la concepción y termina al día 45 aproximadamente. Luego del nacimiento se siguen produciendo cambios importantes con el cierre completo del conducto arterioso y del foramen oval completando su forma y funcionamiento del resto de la vida.

Es importante que todo este proceso culmine con éxito, para lograr el funcionamiento adecuado de manera armoniosa durante el resto de la vida.

La búsqueda de antecedentes familiares de cardiopatías es importante por el aumento de la frecuencia de estas en familiares cercanos. Se debe sospechar además de posibles alteraciones en niños que nacen de embarazos con enfermedades maternas (diabetes, lupus, etc.), infecciones (rubéola, CMV, parvovirus), medicaciones y drogas (anticomiciales, alcohol, anfetaminas, etc.) entre otros.

Qué las provocan? 

Ícono Dr. Rubio1Algunos defectos cardíacos se presentan de manera hereditaria, por lo que el riesgo de presentar problemas se eleva al tener un pariente cercano con este tipo de enfermedades.

Las cardiopatía congénitas incluyen enfermedades relativamente simples, las cuales podrán ser diagnosticadas y tratadas por el cardiólogo pediatra, mientras que otros diagnósticos más complejos deberán ser evaluados en conjunto ya que podrían requerir cirugía correctiva o paliativa desde las primeras horas posteriores al nacimiento.

Algunos defectos más simples, como el conducto arterial persistente o la comunicación interauricular podrían cerrarse espontáneamente sin necesidad de tratamiento

Tipos de cardiopatía congénita 

Ícono Dr. Rubio1Actualmente, mediante ecocardiografía fetal se pueden diagnosticar muchas cardiopatías antes del nacimiento, lo que ayuda para poder planificar el nacimiento cuando se prevé que esta pueda comprometer un riesgo para el recién nacido. Sin embargo, todavía hay cardiopatías que no se diagnostican prenatalmente, esto obliga que sea importante la valoración de varios signos y síntomas en el recién nacido para detectar una cardiopatía en estos primeros meses de vida

Podemos clasificar las cardiopatías congénitas de varias maneras, para que usted comprenda de mejor manera los problemas que experimentará el bebé, los hemos clasificado de la siguiente forma:

  1. Cardiopatías acianógenas (con exceso de sangre en los pulmones) Son las más frecuentes, en estos defectos la sangre rica en oxígeno que debería pasar al cuerpo recircule a través de los pulmones, lo cual provoca un aumento del flujo y presión niño lesionando los vasos pulmonares. Son ejemplos comunes la comunicación interauricular, interventricular y la persistencia del conducto arterioso.
  2. Cardiopatías cianógenas Estos defectos provocan que las sangre del bebé contenga menor cantidad de oxígeno de lo normal, lo cual puede provocar la coloración azulada de piel y mucosas . Ejemplos de este tipo de lesiones son la atresia pulmonar, transposición de grandes vasos y tetralogía de Fallot.
  3. Problemas obstructivos. Estos defectos son el resultado de cavidades subdesarrolladas del corazón o bloqueos en los vasos sanguíneos que impiden que la cantidad adecuada de sangre pase al cuerpo para satisfacer sus necesidades, como en la coartación aórtica.

En algunos casos puede existir una combinación de estas variables, el único profesional calificado para diagnosticarla de forma adecuada es el cardiólogo pediatra certificado.

En algunos casos puede existir una combinación de estas variables, el único profesional calificado para diagnosticarla de forma adecuada es el cardiólogo pediatra certificado.